No hay dos sin tres

GK como defensores del legado social cultural y emancipador de la II República. Manifestamos nuestra creencia de que el régimen republicano es el que mejor recoge los ideales de Justicia, Libertad, Igualdad, Fraternidad, Solidaridad…

Nosotros no vivimos la II República ni la Guerra Civil, tampoco el franquismo o la lucha por la democracia. A pesar de todo ello, vemos hoy que el modelo y los valores republicanos tienen más cabida que nunca. No reivindicamos la República solamente como una oposición a la monarquía legada por Franco, sino que creemos firmemente en que otra sociedad es posible.

Apostamos por un modelo de sociedad construido entre todos y todas, cívico y radicalmente democrático, en la que no tengamos que aguantar “ inviolabilidades, privilegios y derechos” por “razones de nacimiento”. Es el momento de terminar con las desigualdades ante la ley, de garantizar un pleno desarrollo de todas las personas basado en las tres generaciones de Derechos Humanos. Una república que garantice la paz y que parta del laicismo más profundo.

Que se fundamente en la Democracia Radical, en la que podamos participar y decidir sobre todos los aspectos de nuestra vida. Porque la precariedad laboral, la falta de vivienda digna, la represión de la cultura y la autogestión, no es democracia, porque la ilegalización de ideas, porque cualquier desigualdad no es democracia.

Estamos firmemente convencidos de que ésta sólo lo es si garantiza nuestros derechos y sólo lo podemos conseguir si la economía, la cultura, los medios de comunicación… dejan de estar en poder de las multinacionales, de los empresarios y pasa a manos del pueblo. Por todo ello queremos una república Federal profundamente democrática, que acabe siendo socialista. Creemos firmemente que solamente con esta forma de gobierno garantizamos que no solo se nos diga que derechos tenemos sino que se nos garanticen.

Defendemos un Estado laico, en el que las creencias religiosas sean cuestiones de la conciencia de cada persona, y exigimos que se acabe con los Acuerdos con la Santa Sede (1976 y 1979). Abogamos por una educación cívica y republicana, que luche contra los prejuicios, contra el dogmatismo y nos arme contra las alineaciones religiosas, políticas, sociales y económicas. Una educación que nos haga más libres y se garantice a todas las personas más allá de su condición, sexo, o lugar de nacimiento.

Impulsamos la creación de una república Federal Socialista, donde apostamos claramente por la aplicación del derecho de autodeterminación nacional y social de los pueblos, que permita la resolución de los conflictos nacionales como previo paso para conformar una República Federal que avance hacia el socialismo, en la cual se reparta la riqueza para garantizar que se puedan ejercer los valores republicanos en todos los Estados que la componen.

Para poder llevar este proyecto adelante, es necesario más que nunca el impulso de la juventud, es imprescindible que los valores republicanos se convierten en mayoritarios y que avancemos hacia un nuevo proceso constituyente. Cualquier solución diferente a este proceso no es más que un parche destinado a fracasar. La juventud no podemos aceptar que nos roben la posibilidad de elegir la forma de Estado, no podemos permitir que se nos siga precarizando, que la educación se base en el dogmatismo y la irracionalidad, que la memoria de aquellos que sufrieron cárcel, represión, muerte o exilio por defender los valores democráticos y republicanos se siga escondiendo u ocultando.

Por todo esto y por mucho más creemos firmemente que luchar por la 3º República, por la democracia participativa y por el socialismo es el mejor homenaje que podemos hacerles a aquellos luchadores, y la mejor garantía para cambiar el actual estado de las cosas.
 

JO TA KE ERREPUBLIKA LORTU ARTE!
Viva la 3º República.